La diáspora y los nuevos aspirantes a zancudos

21 de agosto de 2019

Algo que ‘tiene locos’ a los oportunistas del pactismo-eleccionismo es que no pueden controlar a la diáspora.

La inmensa mayoría de esta no busca–porque no necesita– puestos, prebendas y privilegios. Si se involucra, es por algo que los oportunistas no entienden: un sentimiento de lealtad y afecto al pedacito de tierra donde están los ancestros. Por eso el brazo largo del clientelismo criollo no los alcanza.

En otros tiempos esa libertad hubiera sido acompañada de una total nulidad. El ninguneo tradicional de las élites del poder funcionaría. Ya no. Gracias a las comunicaciones modernas, no pueden, por más que traten de hacerlo, silenciar las voces y las voluntades de los cientos de miles de nicaragüenses en el exterior. Ni taparles los ojos, ni nublarles la conciencia.

La diáspora, nueva y vieja, observa con atención, participa en esfuerzos políticos y humanitarios, juzga a todos los personajes de la fauna politiquera, y espera el momento de contribuir a que se haga justicia.

Ese momento llegará. Más les vale a los nuevos zancudos ser prudentes; no vaya a ser que se les queme el pan en la puerta del horno…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: