Bolivia y Nicaragua

10 de noviembre de 2019

Al momento de escribir esto, la rebelión popular contra Evo Morales se extiende. Cuerpos de policía de muchas ciudades se unen al pueblo, el ejército se pronuncia renuente a reprimir, la cómplice OEA, de la mano del taimado Almagro, tira una última tabla de salvación a Morales: nueva elección con nuevas autoridades electorales, aunque de paso no tiene más remedio que confirmar el fraude, reducir a cero la legitimidad del régimen. Qué sucederá después es incierto, como es normal, pero ya podemos sacar algunas conclusiones iluminadoras para el caso de Nicaragua.

Las mías son estas: el rumbo de la rebelión en Bolivia ha sido distinto al nuestro porque los bolivianos han dicho NO al diálogo, porque el ejército es Nacional, no del clan Sandinista, lo mismo que la policía; porque los empresarios no tomaron partido por Evo, como lo hicieron a favor de Ortega en Nicaragua; es decir, se unieron al clamor popular en lugar de DIVIDIR a la oposición, como han hecho en Nicaragua; debe ser que no están enlodados hasta el cuello en la corrupción dictatorial, como en Nicaragua.

Gente de buena voluntad que ha caído en la trampa de la Alianza Cívica, ¡abran los ojos!: Bolivia respira, Venezuela agoniza, Cuba es un cadáver que flota en el Caribe. ¿Y Nicaragua? ¿Cuál de los tres destinos queremos para ella?

Hay que salvar a Nicaragua. Hay que volver el país ingobernable para la tiranía.

Desobediencia total debe ser la meta. Si no hay esclavo no hay amo.

No pierdan las esperanzas, el pueblo tiene la fuerza; pero hay que apartar a los lobos vestidos de oveja de la falsa oposición.

No dejen que los que construyeron la dictadura los convenzan de que es imposible derrocarla. Lo dicen para desmoralizar y dividir, y repartirse el pastel sobre nuestros muertos.

Ustedes saben de quiénes les hablo; no tengo ningún problema en dar ejemplos. Que se hagan los indignados o continúen sus sucias maniobras para salvar sus intereses al lado de Ortega.

A ellos también hay que pedirles cuentas en democracia. No es venganza, es esencial y necesaria justicia. Mucho de lo que hemos perdido se lo han llevado a casa ellos. Nunca hubo un festín tan fastuoso como el de los grandes capitales y la dictadura criminal que construyeron. “Esto es extraordinario, revolucionario”, decía en público, lleno de orgullo, Carlos Pellas.

Por eso impiden la lucha.

Ni perdón ni olvido, para que haya paz y libertad.

Derechos para todos, privilegios para nadie.

Hay que salvar a Nicaragua. Hay que volver el país ingobernable para la tiranía.

Desobediencia total debe ser la meta. Si no hay esclavo no hay amo.

No me digan, los que sirven a los viejos amos, que “no es fácil”. Tampoco es fácil perder a tus hijos a manos de francotiradores y sicarios, pasar penurias en el exilio, o ver a tu país en llamas a lo lejos.

Tampoco es fácil que Nicaragua flote como Cuba, cadáver en el centro de América.

Hay que salvar a Nicaragua.

No, Cristiana, Ortega no tiene tanto derecho como cualquier nicaragüense

8 de noviembre de 2019

Ante la insólita declaración de Cristiana Chamorro, que La Prensa utiliza en su página editorial para respaldar su postura de que Daniel Ortega, autor de crímenes de lesa humanidad, tiene tanto derecho a ser candidato como cualquier nicaragüense, mostré la foto del niño Álvaro Conrado y pregunté si su asesino–Ortega–tiene “tanto derecho a ser candidato como cualquier nicaragüense”.

No sé si motivado por propia convicción o porque a lo mejor –como escribiera un economista alemán– la ideología de la sociedad es la ideología de la clase dominante, un lector ha respondido en tono de resignación jocosa que estaría “encantado” de no tener a Ortega de candidato en las “próximas elecciones” pero que me “devuelve la pelota”, con evidente incredulidad, para que le explique cómo se logra eso; me la devuelve con una descarga final de condescendencia y sarcasmo: “Hermano, tú que tienes la luz dame la mía”.

El comentario de este lector no es, por supuesto, muy original; más bien representa–lo digo por la frecuencia de uso de su “argumento” entre los defensores de la Alianza Cívica– una visión del mundo y de la ética humana bastante común en sus círculos: que Ortega no fuera candidato los dejaría “encantados” (y de entrada rechazan cualquier esfuerzo para que no lo sea).

Independientemente de sus méritos prácticos, muy dudosos por cierto (la lógica y la experiencia así lo sugieren) esta postura es profundamente inmoral. Porque “encantado” pone a la ética en la categoría de consumo suntuario, de un lujo; como si un día alguien nos regalara una experiencia que nosotros jamás podríamos costearnos. Quedaríamos “encantados”, porque nunca hubiéramos podido, aunque quisiéramos, darnos el lujo de un crucero por las islas griegas, ¡y en primera clase!.

Así de inalcanzable ven la conducta moral en la política quienes están imbuidos de la ideología de las élites nicas. A ese nivel de inmoralidad lleva la tradición cochina que inspira el “tanto derecho tiene Ortega como cualquier nicaragüense”.

Es una tradición cínica, porque resta valor, más bien ridiculiza, cualquier posición de principios. “Yo estaría encantado” quiere decir “si el mundo fuera ideal”; pero el mundo no es “ideal”; por tanto quienes actúan como si lo fuera no son realistas, no son “prácticos”, son dignos de burla, mientras que los que “entienden” cómo es el mundo, y actúan con “realismo”, no solo son astutos, sino que están justificados moralmente cuando pasan por alto principios que para ellos no valen nada porque, aunque “estaríamos encantados” de que valieran, ese “ideal” no se corresponde con la realidad.

De esta forma queda invalidada cualquier actuación ética, si va en contra de la corriente o de las circunstancias del momento.

Todo esto se trata, simplemente, de justificar el oportunismo a través del cinismo. Es también renunciar a cualquier aspiración a transformar las circunstancias, a crear cualquier cambio en dirección al norte moral. No en balde la idea es tan popular entre las élites moralmente putrefactas de Nicaragua, las que “devuelven la pelota” jocosamente cuando alguien propone actuar de acuerdo a principios que para ellos valen tan poco como nada. Se la “devuelven” a quienes ridiculizan como “iluminados”, como si necesariamente se tratara, o de impostores, o de fanáticos enajenados que alucinan con la verdad. Las élites no pueden siquiera conceder que quienes proponen una postura ética actúen de buena fe, mucho menos con inteligencia, porque sería reconocer que ellos se quedan cortos en ambos terrenos.

En las presentes circunstancias de Nicaragua este rechazo a la guía de la ética es trágico, porque hunde al país más y más en la corrupción y en la continuidad autoritaria. Sirve para presentar como inevitable la convivencia con Ortega que han escogido las mayores fortunas del país; su concubinato con la dictadura se ha vuelto algo incómodo, es cierto, pero tras pensarlo, lo ven ahora como un riesgo más manejable que el de una revolución democrática que los expondría a pérdidas de privilegios y al ojo amenazante de la justicia.

En cambio, para la ciudadanía que busca la democracia, para la gente de buena voluntad que no tiene en el altar al dios de su conveniencia a cualquier costo, no hay nada más repugnante que el oportunismo que se esconde detrás del falso “pragmatismo” de las élites. Porque aunque el tirano pueda imponerse como candidato– quiere imponerse también como tirano hasta que la muerte lo retire del trono– no hay nada que nos obligue a legitimar su voluntad. Ortega y Murillo han cometido crímenes monstruosos, han perpetrado una masacre ante nuestros ojos y los ojos del mundo, y nadie está obligado a aceptar a un criminal como presidente.

Si los que se dicen “opositores” al régimen tienen algún principio que no sea el principio de la oportunidad, si creen en algo diferente a “mantenerse en el juego”, si quieren construir un país libre de las maldiciones que nos han perseguido hasta la fecha, deben –¡y pueden!– empezar por sentar un precedente básico, por establecer como primera norma de la convivencia social que el genocidio no paga, que asesinar a mansalva a ciudadanos que tratan de ejercer sus derechos es inaceptable, que el asesino de mi hermano no equivale a mi hermano, que no es cierto, Cristiana Chamorro, que Daniel Ortega tenga tanto derecho como cualquier nicaragüense a ser presidente de la república.

¿No importa la moral?

7 de noviembre de 2019

Dice La Prensa, y dice Cristiana Chamorro Barrios, que el asesino de estos muchachos tiene tanto derecho como cualquier nicaragüense a ser candidato en las elecciones que ellos buscan pactar con el asesino. [¿Qué diría Pedro Joaquín Chamorro?]

Dice Mario Arana, Humberto Belli (el de “el pueblo es injusto con el ejército”) y Francisco Aguirre Sacasa (el de “el Ejército tiene mucho prestigio y ha cumplido su papel constitucional”) y dice Juan Sebastián Chamorro, y dice Arturo Cruz (que también dicen lo que dicen) que hay que ir a elecciones con Ortega para “resolver” la crisis y que no se dañe más la economía, etc.

Mientras tanto, ¿qué dicen las otras organizaciones de la UNAB?

Y lo más importante, ¿qué dice el resto de los nicaragüenses, los que al final de este Via Crucis no pueden esperar ministerios, viajes, presidencias, diputaciones?

¿No importa que alguien asesine a mansalva?

¿No hay límites?

¿No importa la moral?

¿Todo es una transacción, una maniobra, un negocio?

¿Hay que que ser así de cínicos?

Image may contain: 31 people, people smiling

La defensa de la testosterona

5 de noviembre de 2019

Una nueva “defensa” del pactismo eleccionista, por quienes están dispuestos a legitimar a Ortega y darle impunidad al aceptar sin escrúpulos que sea candidato legal en las elecciones con las que sueñan: “si no querés elecciones con Ortega, liderá vos el movimiento”.

O traducido al vernáculo: “Quienquiera que critique la postura política de aceptar dócilmente la impunidad de Ortega es un cobarde y un “tapudo” que empuja a otros a la “guerra”, pero está tan lejos de tener poder, que se le puede callar “humillándolo” (creen ellos) con el reto de testosterona de un pleito púber: “a ver si los tenés tan grandes como creés”.

Esto es patético. No solo abandonan la lucha cívica, sino que abandonan el debate racional, y se hunden en los lodos más sucios de nuestra cultura machista. Es penoso tener que involucrarse en una discusión así, pero no queda más remedio, si es que uno quiere aferrarse a las hilachas de esperanza que restan. No queda más remedio que explicarles que la lucha por la democracia no es un concurso de testosterona. Además, lo que sobra en Nicaragua, entre la gente común, es coraje. ¿Y qué falta? Falta coraje, integridad e inteligencia entre las élites económicas y políticas, las viejas y las que rápidamente se convierten en las viejas, como ha ocurrido ya demasiadas veces: no es la primera vez que después de una masacre viene un pacto que lleva, no a la destrucción de la dictadura por medios cívicos, sino a la reanudación de la convivencia con ella, para terminar después–esa es nuestra maldición– en violencia.

Yo sueño que mí país salga de ese trágico círculo vicioso, y por eso es que hago–como tantos miles de patriotas– lo que puedo, porque lo considero mi deber, y es mi derecho, aunque incomode a los que ya creen que son parte de la élite política y miran a los ciudadanos como los ven los de la élite política, como niños babosos a quienes hay que esconder información, adormecer con cuentos de hadas, mentirles, engañarles, excluirles de las decisiones, llevarlos de las narices hacia donde solo los dueños de la finca tienen derecho a decidir. Lo mismo de siempre. Lo mismo: los mismos de siempre pactan con los mismos de siempre a expensas de los mismos de siempre y el país queda igual que siempre. ¿Esto es lo que querían los rebeldes que dieron su vida en Abril?

Los dilemas de la UNAB

Pregunto de nuevo a UNAB:¿Aceptan al genocida Ortega o su designado como candidato legítimo en un proceso electoral?¡Hablen claro!

Ciudadano X

30 de Octubre de 2019

Comento aquí una nota
que Félix Maradiaga, del Consejo Político de la UNAB, publicó recientemente. Pero antes, debo aplaudir el gesto del autor
al pedir a sus lectores que se sumen a la lucha, no como borregos que avanzan al
grito de consignas, sino como seres pensantes capaces de proponer. Otras figuras de oposición, particularmente en
la Alianza Cívica, permiten únicamente interlocución con individuos y medios que
se muestren dóciles, sea por pereza analítica o por la intimidación suave
que ejerce el poder económico en la devastada Nicaragua. No es tanta, en ese sentido, la distancia que los
separa de un dictador.

Si estamos realmente comprometidos con un futuro democrático, no podemos darnos el lujo de pasar por alto ese problema. Porque cuando Mario Arana bloquea el acceso de Revista Abril a su cuenta política de Twitter, cuando Juan Sebastián Chamorro ignora numerosas solicitudes de…

Ver la entrada original 1.677 palabras más

#Cambalache en la embajada

31 de octubre de 2019

En primer plano de la foto, el Tenor, chigüín del genocida; a la derecha, la Diseñadora, hija del genocida; atrás, Gioconda Belli, escritora presidenta del PEN Nicaragua. En otras fotos de este evento, Juan Sebastián Chamorro, Mónica Baltodano, Chano Aguerri, y hasta (lamento verlo y decirlo) Violeta Granera y la Dra. Vilma Escorcia. Había también otros funcionarios de la tiranía, diputados, diplomáticos, etc..

¿Qué decir de esto? Pues que #NadaEstáNormal, excepto que en los corrillos del poder y la farándula #TodoEstáBien.

Hay presos y hay privilegiados, luchadores y aprovechados, turistas gastos pagados, y hay exilados con hambre, y torturados. #TodoNormal, #TodoEstáBien, #TodoEsCordialEnLosCorrillosDelPoder

Y una vez más, antes de echarse uno a llorar; antes de darse por irremediablemente confundido, viene Enrique Santos Discépolo a explicarnos. ¡Qué sería de las ciencias sociales sin su Cambalache!:

“Vivimos revolca’os en un merengue,
y en un mismo lodo
todos manoseados.

Hoy resulta que es lo mismo ser derecho que traidor;
ignorante, sabio, chorro, generoso, estafador.

Todo es igual, nada es mejor;
lo mismo un burro que un gran profesor.

No hay aplaza’os, ni escalafón
los inmorales nos han iguala’o.

Si uno vive en la impostura
y otro roba en su ambición,
da lo mismo que si es cura
colchonero, rey de bastos
caradura o polizón.”

Tal vez por eso las élites nicaragüenses se muestran tan pacientes, tan dispuestas a esperar y tolerar a quienes han cometido un genocidio y usurpado los derechos de la gente. #LaGenteQueNoFueInvitadaAlJolgorio.

Tal vez la respuesta esté en las fotos. En el mejor de los casos, demuestran una gran insensibilidad ante la tragedia.

El diario La Prensa demuestra eso y más, o mejor dicho, peor. Convertido en órgano oficial del pactismo y de la continuidad oligárquica-autoritaria, relata en un tono de satisfacción provinciana que el embajador anfitrión habló de “diálogo” como el método para solucionar la crisis, a “su atenta audiencia nicaragüense que estaba captando el mensaje”.

Seguramente dirán los distinguidos invitados que estaban ahí porque “había que estar”. Seguramente que habrán decidido soportar el tedio, el vino tinto y la adorable compañía de tanta gente buena, todo por la causa: #SOSNICARAGUA. Y si hay algún simplón que no lo entienda, a lo mejor sea porque la envidia le nubla los sentidos.

Francamente, #YoNoQuieroAndarConEsosLobos. #QuienConLobosAndaAAullarAprende. #AlertaMuchachos

Francamente, #ElCambioNoEstabaEnLaEmbajada

Francamente, todavía creo en la ética. #ÉticaNoEsUnHashtagPopularEnLaManada

Francamente, prefiero apostar por los que siguen en resistencia. #ResistenciaEsOtraCosa.

“Siglo veinte, cambalache, problemático y febril.
El que no llora, no mama, y el que no afana es un gil.
Dale no más, dale que va,
que allá en el horno nos vamo’a encontrar.
No pienses más, siéntate a un la’o,
que a nadie importa si naciste honra’o;
que es lo mismo el que labura
noche y día como un buey,
que el que vive de los otros,
que el que mata o el que cura,
o esta fuera de la ley.”

Image may contain: 6 people, people smiling, people standing, suit and indoor

Los dilemas de la UNAB

30 de Octubre de 2019

Comento aquí una nota que Félix Maradiaga, del Consejo Político de la UNAB, publicó recientemente.  Pero antes, debo aplaudir el gesto del autor al pedir a sus lectores que se sumen a la lucha, no como borregos que avanzan al grito de consignas, sino como seres pensantes capaces de proponer.  Otras figuras de oposición, particularmente en la Alianza Cívica, permiten únicamente interlocución con individuos y medios que se muestren dóciles, sea por pereza analítica o por la intimidación suave que ejerce el poder económico en la devastada Nicaragua.  No es tanta, en ese sentido, la distancia que los separa de un dictador. 

Si estamos realmente comprometidos con un futuro democrático, no podemos darnos el lujo de pasar por alto ese problema. Porque cuando Mario Arana bloquea el acceso de Revista Abril a su cuenta política de Twitter, cuando Juan Sebastián Chamorro ignora numerosas solicitudes de entrevista del mismo medio, cuando políticos ligados a la Alianza presionan a medios opositores para que no publiquen artículos de comentaristas independientes, como este servidor, cuando logran que se cierren programas de radio independientes, como el caso del periodista Aburto, ¿quién gana?  Gana el poder mezquino del político, y pierde la democracia, pierde la sociedad, pierde la decencia, sufre daños la lucha contra Ortega porque, ¿no es evidente?, enfrentamos a un régimen monstruoso, dirigido por sujetos que –lo digo sin exagerar–cabrían cómodos en un destacamento hitleriano, y por tanto ningún esfuerzo sobra, ninguna idea sobra. 

En lugar de buscar aplausos, vítores y obediencia, los políticos que dicen representarnos y que tanto reclaman “unidad”, deberían promoverla abriéndose a la diversidad de opiniones que inevitablemente existe y existirá entre nosotros.  Parece, sin embargo, que no tienen el instinto democrático muy desarrollado, y los domina el miedo a perder control y perder protagonismo.

Una tesis derrotista

¿Qué dice el artículo de Maradiaga? Trataré de resumirlo de manera sucinta pero fidedigna.  Dice, en pocas palabras, que la UNAB hace lo que puede en circunstancias terriblemente adversas, fuera de su control, y que son responsabilidad de la dictadura orteguista. 

A simple vista, se trata de una tesis incuestionable.  El régimen comete asesinatos en el campo con una regularidad que delata su afán de exterminar a sus adversarios reales o potenciales; acosa sin descanso en la ciudad a los activistas más vulnerables, aquellos a quienes no parece cubrir el manto protector de algún poderoso; despliega fuerzas policiales y paramilitares de manera aplastante para sofocar cualquier chispa de protesta antes de que el polvorín llamado Nicaragua estalle.

El problema con la explicación de Maradiaga es que contiene un sesgo que impide reflexionar sobre cómo el movimiento popular, que acorraló a la dictadura y la hizo tambalearse en abril de 2018, llega a finales de 2019 más bien acorralado.  Si la postración actual del movimiento se debe exclusivamente a la dictadura, pues es lógico inferir que no ha habido error de parte de la oposición. En ese caso no hay nada que aprender, ni tampoco queda esperanza; porque si todo depende del adversario, y nada de nosotros, hay que esperar a que el adversario se derrote a sí mismo para salir victoriosos.  Esto explica que la oposición parezca adoptar una actitud lastimosa de espera paciente y mendicante ante Ortega. 

¿Hay alternativas?

Conviene a la UNAB, y conviene al pueblo de Nicaragua, abandonar esta racionalización derrotista.  La UNAB debería preguntarse de qué manera y hasta qué punto ha contribuido a que la correlación de fuerzas en la calle se haya revertido dramáticamente a favor de la dictadura. Esta no es una pregunta académica.  Es necesario entender qué ha pasado, para calibrar de manera realista nuestro entendimiento del conflicto.  Si no se tiene claridad acerca del comportamiento, la naturaleza, y la fuerza relativa de los diferentes participantes, difícilmente se puede articular una estrategia y un plan de lucha.

Con ese fin, propongo una tesis alternativa: la UNAB ha contribuido al reflujo de la protesta popular por seguir el camino estratégico de uno de sus miembros, la Alianza Cívica.  Error craso, y además costosísimo para la Unidad, porque a estas alturas la población poco puede distinguir entre unos y otros: critica a ambos con los mismos argumentos y atribuye a ambos los vicios y la corrupción que encuentra en los peores, en aquellos personajes con pasado orteguista a quienes identifica como el verdadero poder en la Alianza.  

El tren zancudo

De seguir así, cuando la Historia sea escrita con seriedad en Nicaragua (hay que soñar, y para eso es que documentamos lo más posible) la UNAB podría terminar reducida a la insignificancia más triste, ya no como un grupo zancudo, privilegio que correspondería a quienes conducen el tren que lleva a elecciones con Ortega, sino peor, como zancudos de aquellos, gente que tuvo una oportunidad pero no quiso arriesgarse por miedo a perder recursos o apoyos externos que al final llegan más cómodamente a otros beneficiarios, a los poderes fácticos establecidos.  Mientras la historia estira su larga forma, los políticos hoy agrupados en la Unidad probablemente se desgranarían, unos para cruzar el umbral del zancudismo, otros para denunciar con rezago la traición, y refugiarse en una derrota honorable.  

El fracaso de los “cívicos” de los setenta y el triunfo del FSLN

Nada de esto sirve al pueblo de Nicaragua. Nada de esto sirve para que viva en democracia.  Yo invito a los políticos honestos a que reflexionen sobre esta hipótesis: el triunfo de la guerra como propuesta en 1978-79, y del FSLN en el río revuelto de aquellos años, reflejó el fracaso de los liderazgos “cívicos” de entonces, dedicados también a formar siglas, coaliciones y propuestas de diálogo con la dictadura de turno; incapaces de conectar orgánicamente con el ciudadano común, con el soberano; de inspirarle confianza y ponerse al frente de su lucha.  Una oposición patética, de salón y amiguismo, de círculos de confianza y poca beligerancia. ¿Suena familiar?  Mientras tanto, el régimen somocista administraba violencia contra la oposición de la calle y del campo; una violencia terrible, sin duda, aunque para nuestro mal, la irrupción del fascismo sandinista en la cultura política hace que parezca apenas prólogo y presagio del infierno que hoy se vive.

El precio de “participar en el juego”

Para seguir a la Alianza, la UNAB ha tenido que sacrificar, por acción u omisión, su apego a la verdad. Por ser “tácticos” o “vivos”, por no ser excluidos del juego—justificación que incluso emplean, lo digo con tristeza, algunos líderes del Movimiento Campesino—han pretendido no ver, para no hablar; han escogido callar verdades terribles y dañinas que el pueblo sagazmente intuye.  Digo sagazmente y reconozco que cada vez es menos necesaria la sagacidad, porque la evidencia es cada vez más pública.  La gente sabe de muchas de las acciones de menoscabo que figuras prominentes de la Alianza Cívica han emprendido en contra de la lucha cívica a lo interno, y de las sanciones contra el régimen en el exterior.  Los líderes de la UNAB lo saben también, pero temen bajarse del tren de la cacareada “unidad”.  Temen enfrentar la maquinaria aceitada con dólares de la Alianza-Cosep y quedar aislados, marginados sin protección ante enemigos de gran poder.

Pero al plegarse a la Alianza, la UNAB deja a los opositores beligerantes, y al pueblo mismo, precisamente en esa posición: solo, ante lo que—he tenido que aceptar, a pesar de mi escepticismo inicial—el líder autoconvocado Fidel Narváez ha caracterizado inteligentemente como “la dictadura bicéfala”, el matrimonio de conveniencia entre la arraigada oligarquía económica y el fascismo sandinista.

Esto es doloroso para el pueblo, porque retarda el cambio. El pueblo, sin embargo, no puede ser abolido (como ironizara Brecht); su vida y su necesidad de lucha seguirán adelante; eventualmente nacerán de su seno otros liderazgos.  Para la UNAB, por otro lado, puede que no exista una segunda oportunidad. 

La verdad y el poder

Si la UNAB quiere salvarse del precipicio, y servir a la causa democrática, deben sus políticos abandonar espejismos y entender que el poder de una insurrección cívica no se construye con fondos de la AID, ni votos en la OEA, ni visitas a Washington, New York o Bruselas, o almuerzos de apariencia fastuosa en hoteles fuera del alcance de la mayoría.  ¡No fue así que Gandhi y Martin Luther King lograron sacudir imperios!  

El poder de una insurrección cívica se basa en la verdad; la autoridad de sus líderes es moral, su poder político se construye sobre esta fuerza, o se destruye si optan por el lenguaje ambiguo, el doble discurso, la mojigatería, la “viveza”, ese lujo cínico de quienes detentan poder y privilegios.  Y no olviden: tampoco se trata de quién tenga más dinero.  De ser así, la oligarquía nicaragüense no tendría necesidad de compartir su lecho con Ortega.

¿Quieren la confianza del pueblo, y el poder político que esa confianza tarde o temprano genera? Demuestren su entereza e inteligencia, demuestren que saben reconocer la verdad en los hechos, y demuestren, por sobre todas las cosas, que respetan al pueblo y no le ocultan– artera o condescendientemente– la información que cada ciudadano necesita para sopesar riesgos y oportunidades.  De lo contrario, el pueblo resistirá sus llamados y dará la espalda a sus proclamas, para evitar ser usado una vez más como carne de cañón.

Nunca ha sido más necesario que el liderazgo democrático construya esos vínculos éticos, sencillamente porque la lucha demandará sacrificios y perseverancia.  Solo los demagogos y los oportunistas pueden seguir gritando que “vamos ganando”, o prometer que la libertad se alcanzará sin un preso más, sin un muerto más, sin un exilado más.  La situación es más que “extremadamente difícil”, es trágica. La brutalidad del orteguismo y la complicidad del gran capital han hecho del camino a la democracia un campo minado, han reducido las opciones a aceptar el sufrimiento del cautiverio en un campo de concentración o aceptar los altos costos humanos del escape a la esperanza. 

¿Cómo empezar a reconstruir el movimiento popular para que vuelva al país, esta vez definitivamente, ingobernable para la tiranía? Lo primero es trazarse esa meta, lo cual implica casi seguramente apartar de la UNAB a los políticos de la Alianza, a menos que estos acepten enfrentar a la dictadura y cambiar de señor: no se puede servir a Dios y al diablo, a quienes están dispuestos a pactar con Ortega y a quienes quieren que se haga justicia por el genocidio. 

Y que quede claro: oponerse a las maniobras de la oligarquía no es estar en contra de la empresa privada, mucho menos de la libertad económica que, de hecho, la oligarquía suprime en complicidad con Ortega. Ni siquiera es un anuncio de venganza.  Lo deseable es un sistema de derechos para todos, privilegios para nadie. Así de simple.

Pero antes, si es que los líderes de la UNAB quieren contribuir con el cambio democrático a partir de la posición de relevancia institucional que ya tienen, este es mi llamado: apuesten por el pueblo, denle al pueblo en quién confiar.

¿Esos estúpidos argentinos?

28 de octubre de 2019

Entre los adversarios del (tal o mal)llamado “socialismo” (y peor llamado) “siglo XXI” hay quienes parecen haber sufrido un devastador ataque de nervios en los últimos días.  Irónicamente, la causa no es tanto el poco sorprendente fraude en Bolivia, ni la pusilánime respuesta de la OEA, sino la victoria electoral del candidato Alberto Fernández en Argentina.  Hay también resquemores y desvelos por Chile. Pero como este último es un tema que a mis ojos parece más complejo, me limito en esta nota a comentar brevemente la elección argentina y la reacción de pánico y frustración que ha causado, la exhalación, la pérdida de esperanza ante la presunta ‘estupidez’ de los votantes de aquel país, quienes habrían optado, dicen los críticos, por una especie de suicidio colectivo.

Lo digo de una vez: los argentinos han ejercido el derecho de todo ciudadano en un sistema democrático, es decir, sacar del poder al líder político que a su juicio ha fracasado, y darle la oportunidad a otro.  Uno puede tener simpatía o antipatía por un candidato, por otro, o por todos, pero son los votantes quienes tienen el poder y el derecho de decidir, y en esto los argentinos han actuado con una racionalidad perfectamente predecible. Sencillamente, se han desplazado de un partido a otro de una manera congruente con lo que les sugiere la información de que disponen sobre riesgos y oportunidades. 

Desde el punto de vista del riesgo político, en particular, recomiendo respirar profundo y recobrar el aliento: los argentinos no han electo a un golpista, como Chávez, ni a un político con antecedentes autoritarios, como Ortega.  Y hay que recordar que las disputas por el poder nacional en Argentina se han dirimido en elecciones cuya legitimidad no ha sido cuestionada durante más de tres décadas. 

Siendo así, no es razonable esperar que los argentinos adopten una postura de “todos menos X” a la hora de votar.

Siendo así, la información disponible a los votantes les ha dicho en letra grande y brillante que era hora de buscar otros caminos.  

No cabe aquí una presentación detallada sobre la situación de la economía argentina, ni sobre las causas de la crisis, menos aun sobre las posibles soluciones a los problemas estructurales del país. De todos modos, no viene al caso, porque tampoco el votante promedio puede hacerlo. El votante promedio reacciona ante la situación tal y como la experimenta en su vida diaria y, como no todos son economistas profesionales, no les queda más remedio que aceptar o rechazar los resultados obtenidos por la administración actual, y dar o no la oportunidad a otro, para ver si alcanza mejores resultados. 

Invito al lector—para muestra un botón—a ver las gráficas que incluyo, y que muestran la caída del producto interno bruto (PIB) por habitante desde el 2011 y la explosión inflacionaria que ha ocurrido en el último par de años. Considere también que el gobierno de Macri ha venido aplicando medidas de restricción fiscal que afectan directamente a la población (y siempre a la población más vulnerable) mientras el banco central impone altas tasas de interés. Todas estas medidas, naturalmente, han empujado el desempleo al alza. Como si fuera poco, el peso ha perdido más de un tercio de su valor ante el dólar, y una sequía ha afectado el vital sector agrícola.  Para rematar, Macri es descrito casi universalmente como un líder incapaz de proyectar la dosis de empatía o simpatía suficiente para dorar la píldora de la austeridad. 

Yo sospecho que muchos de los que hoy critican a los votantes argentinos habrían votado en contra de Macri. Pero iré más allá: especulo que probablemente lo más saludable es que así sea, que el votante castigue al gobierno al que asocie con su sufrimiento.  De esa manera los políticos se ven eventualmente forzados a diseñar sus programas tomando en cuenta no solo los beneficios eventuales que la teoría o la experiencia promete para el largo plazo, sino los costos que los seres humanos de carne y hueso tienen que pagar en el ahora, en el hoy, en sus vidas reales. 

En cuanto a nosotros, los nicaragüenses: es posible que se haya perdido un voto contra Ortega en la OEA.  Y, por supuesto, la voz de la embajadora argentina que con tanta claridad defendió nuestros derechos.  La vida es así. Ni modo. Pero la solución de los problemas de Nicaragua no está en la OEA, ni puede esperarse que Argentina cambie de rumbo, que 45 millones de argentinos se decidan por un partido u otro para satisfacer una apuesta a favor nuestro. Esta ilusión—la de buscar las soluciones fuera del país—sirve a las élites para distraer al pueblo, sirve para llevarse la política a Washington, o a Nueva York, como antes sirvió, demasiadas veces, para contratar filibusteros y mercenarios, y prolongar la larga pena de un país que no ha encontrado el rumbo durante doscientos años.  Hay que dejar de sentir ‘lástima’ por Argentina, porque al menos sus habitantes tienen la capacidad de decir “no más” a un gobierno, cambiarlo pacíficamente, y empezar de nuevo.  Donde ellos están, por más escabroso que parezca, nosotros todavía precisamos llegar.

Derechos para todos, privilegios para nadie

Y ahora, si me permiten, les doy una opinión que seguramente será algo incómoda, porque va en contra de nuestra tradición cultural: si yo hago algo por mi comunidad, por mi sociedad, por mi país, mi país no me debe nada, mi sociedad no me debe nada, mi comunidad no me debe nada.

Eso de que “le cuesta la causa”, o ha tenido un comportamiento heroico, y por eso “merece” privilegios–incluyendo el privilegio de no ser criticado–es un veneno terrible.

Nadie “merece” nada por hacer su contribución, por jugar el papel que escoge jugar. Nadie “merece” más que los demás, o sea, nada que no sea justicia ante la ley, aunque haya sido preso, torturado, exilado o sufrido represión.

Monumentos para los muertos, y luego de pensarlo bien. Mientras tanto, cada quién a lo suyo, a ser ciudadano de bien, responsable por sus actos, comprometido éticamente con lo que la conciencia dicte, y a sabiendas de que lo que cada uno da no crea una deuda para con uno.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: