La campaña sucia de las gavillas del poder

Agradezco a los lectores de Ciudadano X y revista Abril por haber denunciado en suficiente número la página falsa que fuerzas antidemocráticas crearon en Facebook para desacreditar nuestro mensaje con la calumnia implícita en un video falsificado.

Les dejo aquí la grabación real, de donde los falsos opositores extrajeron frases y las combinaron en un montaje que tenía por objetivo hacer creer al espectador de que estaba ante un llamado a reconciliarse con la dictadura orteguista.

Por más que traten, la verdad al final triunfará. Mientras más tratan, más queda en evidencia que le temen.

El caso Belli (la casa robada que es Nicaragua)

31 de enero de 2020

El nombramiento de la poetisa Gioconda Belli como Suplente del Coordinador de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (Carlos Tünnerman Bernheim), y por ende su ascenso a las altas esferas oficiales de la Coalición Nacional, es rica en enseñanzas sobre la triste historia, el triste pasado de Nicaragua; sobre su triste presente, y sobre el triste futuro que le espera si las élites se salen una vez más con la suya.

Triste, por ser un nombramiento más “de dedo” en las esferas del poder, un acto más de autoritarismo, es decir, de ejercicio de autoridad sin barreras institucionales. La Alianza no intenta ocultar tras maquillaje, como hizo recientemente la UNAB, que todo es decidido a la manera tradicional.  Una “orden de arriba”, o un “arreglo” tras bambalinas, seguido por un “comunicado al pueblo” que es casi medieval: “ante vosotros el nuevo rey, o la nueva reina; inclinaos.”

Triste, porque nos hacen entender la distancia entre el mundo del poder y el mundo de la ciudadanía. Los ciudadanos no tienen acceso a los salones (y las ciudades, en el extranjero) donde individuos a quienes los ciudadanos no han electo se reúnen y deciden en nombre de los ciudadanos.

Triste, porque después de tanta sangre y tanta esperanza de renovación, la política sigue en manos del pasado.  No solo porque la tiranía, además de psicópata, es geriátrica, sino porque en la oposición oficial el poder de decisión está en manos de antiguos miembros del FSLN en sus distintas reencarnaciones (o sus discípulos) junto al gran capital. Han añadido algunos rostros jóvenes, para dar cierta frescura a las fotos, pero el mando pertenece a autoritarios y totalitarios de amplia trayectoria. 

Entre ellos se encuentran el Coordinador de la Alianza y su nueva Suplente.  El primero estuvo a cargo del Ministerio de Educación en la primera dictadura sandinista, a la cabeza de uno de los más grotescos programas de adoctrinamiento del mundo: enseñar las primeras letras como si de entrenar niños soldados se tratara.

A group of people posing for a photo

Description automatically generated

Luego, como embajador en Washington, tuvo como misión defender los desmanes de la dictadura.  Hoy nos horrorizamos de la barbarie del FSLN en el 2018, con justa razón; con justa razón debemos impedir que se olvide la que el FSLN perpetró en los ochenta: decenas de miles de muertos, cientos de miles de exilados, cierre de medios, expropiaciones injustas y sin debido proceso, intolerancia total, totalitarismo. 

A la Suplente designada correspondió también abogar por la dictadura, como miembro del departamento de Agitación y Propaganda del FSLN y como escritora oficialista. La señora Belli no hace ningún esfuerzo por ocultar su indiferencia moral ante ciertos criminales: recientemente (2016) escribió un emocionado panegírico al tirano Fidel Castro, de quien dijo—y ha repetido después– que “valieron la pena sus sueños”. 

No parece importarle—así de distantes están ellos del sufrimiento de “los de abajo”, que Castro y el régimen que fundó tengan tanta responsabilidad en la opresión y asesinatos de las dictaduras FSLN en Nicaragua.  Tampoco parece molestar a la Sra. Belli la brutalidad del siniestro Tomás Borge, carcelero, torturador y genocida, involucrado –esto es público–en las actividades del narcotraficante colombiano Pablo Emilio Escobar. 

Para botón de muestra, transcribo parte del obituario que la suplente del Coordinador de la Alianza Cívica escribió en 2012 sobre su amigo Tomás: “Por ser un líder y estar en la mira, las debilidades de Tomás fueron quizás más evidentes; pero también lo fueron sus gestos magníficos Así era él: contradictorio. Ni buen, ni mal ejemplo; era un hombre con sus pasiones y sus maldiciones. Y así vivió.”  

Habría que preguntar a los presos políticos de aquellos años, y a los miskitos, acerca de los gestos magníficos del buen Tomás (el pobre, ni buen ni mal ejemplo era; su pecado era estar “en la mira”).

Y dudo que haga falta una encuesta para saber si los nicaragüenses a quienes la Coalición dice representar veneran a Castro y a Tomás Borge.

Triste, porque la percepción popular es acertada: el baile de máscaras que es la política nicaragüense es también un festival de camaleones. Las fotografías de la clase política muestran a los políticos en combinaciones casi aleatorias. Van de grupo en grupo, de partido en partido, de una orilla a otra según convenga; y cuando conviene, o cuando el asunto es de gozo, se reúnen todos, celebran, se unen entre familias como las antiguas noblezas europeas, con quienes comparten el hábito de llevar a sus naciones a la guerra para después sentarse a la mesa y celebrar nuevas alianzas.

Triste, porque confirma la confianza de las élites en nuestra pobre memoria histórica. Por eso pueden darse el lujo de gritar con nosotros “¡ni perdón, ni olvido!”, porque hasta la fecha se las han ingeniado para no ser sometidos a juicio legal ni moral alguno. Maestros de la hipnosis colectiva, prestidigitadores de la mentira que logran pasar de una escena a otra con distinto disfraz, nos han convertido en una nación de cínicos que por mucho tiempo había rechazado la esperanza, hasta que estalló la juventud en Abril.  Desde entonces, buscan cómo apuntalar el edificio de su poder por todos los medios, desde la violencia descarnada de los paramilitares hasta la supresión de cualquier crítica.

En ambos lados de lo que se supone es un cisma, el poder de los políticos nicaragüenses depende crucialmente de sofocar la verdad, de cerrarle las puertas; de que veamos, como los caballos cocheros, solo hacia delante, ciegos a lo que va quedando atrás, y a lo que ocurre a nuestro lado.  

Para ser libres, debemos arrancarnos las anteojeras; despojarnos del miedo de descubrir la verdad, por más incómoda que sea, por más que hasta hoy y por mucho tiempo la hayamos tratado como un tabú, como un secreto de familia del que se habla –cuando se habla—solo en privado. 

Esto he aprendido en mi incursión, forzada por las circunstancias, a los medios periodísticos y políticos: se dice oficialmente mucho menos de lo que se sabe; se sabe mucho menos de lo que se sospecha; y de esto se investiga menos aún. 

De esta manera se hace mucho daño a la sociedad. Para que no muera la esperanza, para que no se la roben los magos de la impostura, hay que romper con la ocultación.  Los políticos opositores dicen, a cada paso, que hacer esto es estar del lado de la dictadura orteguista, o hacerle el juego. 

 Mienten.

Abrir las ventanas y dejar que entre la luz para ver la podredumbre no es un estorbo en la lucha contra la dictadura actual; es más bien un seguro contra la instauración de otra. 

En el complejo caso de Nicaragua, donde las élites han tejido una red incestuosa de intereses antidemocráticos y antipopulares, escarbar la verdad es incluso más importante: el pueblo necesita estar claro de quiénes están verdaderamente de su lado, de quiénes son sus enemigos (¡los hay, no todos estamos “unidos” por el ideal democrático!), y de quiénes son los camaleones, los que eligen su causa y estrategia del menú de la conveniencia .

¿No son preguntas legítimas, por ejemplo, si un político se ha beneficiado, cuando tuvo oportunidad, del poder?  ¿No es relevante saber si gente que (¡después de Abril! ¡después de cientos de muertos!), llega a nosotros desde un pasado totalitario, ha usufructuado, o comprado con subsidios que el país todavía paga, propiedades urbanas o rurales?  ¿Cuáles de los políticos actuales, particularmente los que vienen del FSLN, han vivido o viven en casas piñateadas

¿Y por qué nuestros periodistas, que citan nombres y robos en privado, y que son valientes en la denuncia del actual dictador, no se atreven a hacer estas preguntas?  Y hay más: ¿de dónde han salido las propiedades y fondos de los que surgieron y se han mantenido las oenegés que pueblan el espacio de la UNAB? ¿Quiénes en el sector privado se han beneficiado—junto al clan Ortega—de los más de 4 mil millones de dólares que en términos netos parece haber dejado la ayuda venezolana? 

Todas estas preguntas tienen que ver con muchísimos de los personajes que hoy se presentan como libertadores.

Ya se han apropiado de Abril. No dejemos que se queden con la casa robada que es Nicaragua.

#Cambalache en la embajada

31 de octubre de 2019

En primer plano de la foto, el Tenor, chigüín del genocida; a la derecha, la Diseñadora, hija del genocida; atrás, Gioconda Belli, escritora presidenta del PEN Nicaragua. En otras fotos de este evento, Juan Sebastián Chamorro, Mónica Baltodano, Chano Aguerri, y hasta (lamento verlo y decirlo) Violeta Granera y la Dra. Vilma Escorcia. Había también otros funcionarios de la tiranía, diputados, diplomáticos, etc..

¿Qué decir de esto? Pues que #NadaEstáNormal, excepto que en los corrillos del poder y la farándula #TodoEstáBien.

Hay presos y hay privilegiados, luchadores y aprovechados, turistas gastos pagados, y hay exilados con hambre, y torturados. #TodoNormal, #TodoEstáBien, #TodoEsCordialEnLosCorrillosDelPoder

Y una vez más, antes de echarse uno a llorar; antes de darse por irremediablemente confundido, viene Enrique Santos Discépolo a explicarnos. ¡Qué sería de las ciencias sociales sin su Cambalache!:

“Vivimos revolca’os en un merengue,
y en un mismo lodo
todos manoseados.

Hoy resulta que es lo mismo ser derecho que traidor;
ignorante, sabio, chorro, generoso, estafador.

Todo es igual, nada es mejor;
lo mismo un burro que un gran profesor.

No hay aplaza’os, ni escalafón
los inmorales nos han iguala’o.

Si uno vive en la impostura
y otro roba en su ambición,
da lo mismo que si es cura
colchonero, rey de bastos
caradura o polizón.”

Tal vez por eso las élites nicaragüenses se muestran tan pacientes, tan dispuestas a esperar y tolerar a quienes han cometido un genocidio y usurpado los derechos de la gente. #LaGenteQueNoFueInvitadaAlJolgorio.

Tal vez la respuesta esté en las fotos. En el mejor de los casos, demuestran una gran insensibilidad ante la tragedia.

El diario La Prensa demuestra eso y más, o mejor dicho, peor. Convertido en órgano oficial del pactismo y de la continuidad oligárquica-autoritaria, relata en un tono de satisfacción provinciana que el embajador anfitrión habló de “diálogo” como el método para solucionar la crisis, a “su atenta audiencia nicaragüense que estaba captando el mensaje”.

Seguramente dirán los distinguidos invitados que estaban ahí porque “había que estar”. Seguramente que habrán decidido soportar el tedio, el vino tinto y la adorable compañía de tanta gente buena, todo por la causa: #SOSNICARAGUA. Y si hay algún simplón que no lo entienda, a lo mejor sea porque la envidia le nubla los sentidos.

Francamente, #YoNoQuieroAndarConEsosLobos. #QuienConLobosAndaAAullarAprende. #AlertaMuchachos

Francamente, #ElCambioNoEstabaEnLaEmbajada

Francamente, todavía creo en la ética. #ÉticaNoEsUnHashtagPopularEnLaManada

Francamente, prefiero apostar por los que siguen en resistencia. #ResistenciaEsOtraCosa.

“Siglo veinte, cambalache, problemático y febril.
El que no llora, no mama, y el que no afana es un gil.
Dale no más, dale que va,
que allá en el horno nos vamo’a encontrar.
No pienses más, siéntate a un la’o,
que a nadie importa si naciste honra’o;
que es lo mismo el que labura
noche y día como un buey,
que el que vive de los otros,
que el que mata o el que cura,
o esta fuera de la ley.”

Image may contain: 6 people, people smiling, people standing, suit and indoor

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: