Brenes, Estado Laico y el aplastamiento de la Rebelión de Abril.

Los estudiantes exigen fin de asesinatos y represión para poder dialogar. Esa condición ya fue presentada al gobierno, que aún no cumple. Sin los estudiantes, no hay diálogo.” Esto escribí el 14 de mayo de 2018, y hoy 14 de mayo de 2020 una reflexión post-mortem se me hace imperativa. Sigue aquí, muy brevemente.

Hicieron caso omiso a la demanda de los estudiantes. Prácticamente horas después el cardenal Brenes convocaba a todos a sentarse a “dialogar”. Salvaba, de esa manera, a la dictadura. Esto tampoco hay que olvidarlo.

Confieso que no estoy al tanto de los detalles de la dinámica que hizo posible que Brenes pudiera hacer el llamado público en representación de la Iglesia Católica. Quizás me engañe al mencionar únicamente el nombre del Cardenal. Quizás injustamente juzgue, no la responsabilidad de este–puesta en claro, en mi opinión, desde aquel momento y en su posterior conducta–sino la inocencia de otros miembros de la Conferencia Episcopal. Prefiero arriesgarme a cometer la posible injusticia de eximirlos, una falta que –siento– sería más venial que culparlos sin tener suficiente evidencia, aunque fuesen culpables.

Pero, por interés humano, ciudadano y democrático, extraigo de aquel momento esta lección: no puede haber democracia cuando hay que depender de personajes no electos para la resolución de amplios y profundos conflictos sociales. Dejo para otro escrito, habida cuenta de que es el vaciamiento de la institucionalidad lo que llevó a la crisis nicaragüense, reflexionar sobre maneras de legitimar la representación–y ampliarla–cuando se intenta salir de lo profundo del hoyo de la opresión. Por hoy, deseo hacer énfasis en que el problema (para la democracia, y para la democratización) se vuelve más grave aún si la supuesta legitimidad de los no-electos se deriva de un cargo de liderazgo en una iglesia, a la que los ciudadanos pueden pertenecer o no, de la que los ciudadanos pueden gustar o no, por ser la fe un asunto de conciencia íntima, y que para rematar–esto, hemos comprobado, y por esto hemos pagado con sangre y sufrimiento–debe lealtad y obediencia a intereses foráneos, externos a la sociedad. Puesto a escoger, hasta el más cívico de nuestros sacerdotes se ve obligado a seguir las directrices del Vaticano, antes que los deseos del pueblo nicaragüense. Y como bien se ha visto en esta crisis, no podemos asumir que haya confluencia entre ambos. Por eso, lo del “Estado Laico” no es un lujo, ni un capricho ideológico: es una necesidad. Con todo el dolor y la vergüenza que siento al tener que defender esta postura, defenderla siglos después de que las sociedades democráticas del planeta la adoptaran, no queda remedio, hay que tomar el toro por los cuernos y decir la verdad que tiene que ser dicha, si es que vamos a salir de la barbarie.

Demás está decir que los propios religiosos deberían, por fidelidad a sus votos, ser apasionados defensores de esta separación entre poder político y vida espiritual, dado el poder corrosivo de aquél sobre esta, del cual tenemos, lamentablemente, no solo ejemplos ajenos en la distante historia universal, sino abundante prueba en la de nuestro joven país. A mi manera de ver, criado como he sido, en ambiente y escuelas católicas, la fidelidad auténtica y profunda, por ejemplo, al evangelio, requeriría una crítica frontal al poder, y a la mentira que engrandece a este hasta la monstruosidad. Verdad y poder compiten por espacio en la conciencia. Es una escisión lacerante en el corazón humano, con la que todos en un momento u otro debemos contender. He aquí una batalla en la que la espiritualidad de quien humildemente–o sea, inteligentemente–busca la Verdad (no la de quien se ve a sí mismo como privilegiado receptor de una revelación inamovible que a otros discrimina) puede ayudar a que la sociedad se robustezca moralmente y deje atrás lo que un filósofo político inglés asoció con el caos de la desintegración social, la vida “repugnante, brutal, y corta” que aguarda a los pueblos incapaces de un contrato social legítimo.

Por todo esto, tanto los ciudadanos laicos como los seglares necesitamos de la verdad. Todos debemos buscarla. Por eso es que hay que examinar la historia, escarbar, y expurgar la mentira. Este es un reto, repito, para todos. No se puede construir el mundo de paz y justicia que queremos sin transparencia, sin verdad. Y en tiempos como los que transcurren, hay que examinarlo todo con especial rigor, sin quedarse en el umbral porque en la puerta esté el poder, el dinero, un uniforme militar, un hábito religioso, o sencillamente nuestra propia imagen reflejada en un espejo ensangrentado.


Como lluvia oscura

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

El silencio del Cardenal Brenes

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: