Breve comentario sobre la renuncia de Masaya a un puesto en el Consejo Político de la UNAB.

11 de enero de 2019

La renuncia del candidato de Masaya al puesto de miembro del Consejo Político al que según las reglas electorales tenía derecho, es una ‘salida’ política que utiliza los códigos culturales para (1) criticar la corrupción del proceso (2) aceptar la imposición del resultado corrupto, que se ve como inevitable.

La UNAB debería avergonzarse, no alegrarse, de la bofetada que reciben.
Es un político diciendo a los manipuladores algo que no se acostumbra en Nicaragua: “no me muero por un puesto, hagan lo que quieran con él, ya sé que lo harán”.

A nivel individual, es sin duda una conducta honorable.

Socialmente, pone en evidencia la falta de institucionalidad, la incapacidad que hemos desarrollado de no seguir las reglas, aunque las acordemos nosotros mismos.

Caos y autoritarismo: dos caras de la misma moneda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: